lunes, 21 de mayo de 2018

Sagarmatha... TPK!

Muy buenas, hijos e hijas de la montaña,

Ayer domingo (un día raruno para La Tapadera, pero así se terció) jugamos a Sagarmatha, que es un aventura ambientada en el Himalaya que escribí hace tiempo y de la que ya he hablado bastante en este mismo blog. La partida era muy especial porque se organizó un poco a vuelapluma para devolver un gran favor a la única jugadora del evento, y la disfrutamos muuuuuucho. Eso sí, resultó un TPK de época, porque murieron todos los personajes... ¡No me sobrevivió ninguno!

Vale que la partida es durilla, pero que conste que es la primera vez que me los cargo a todos de cuantas la he arbitrado. Al menos puedo decir que desde la primera hasta la última de las muertes estuvieron revestidas de una épica fuera de lo común. Además, tuvieron lugar en el ultimísimo tramo de la aventura, así que... bueno, el que no se consuela es porque no quiere 😊 Otro puntazo de la partida es que conté con un jugador que nunca antes había jugado al rol, siendo esto una cosa que me encanta. Gracias Javi por pasarte; ahora aún hay más cosas que nos unen ;-)

En resumen: una grandísima sesión, con estupendos jugadores, muy metidos en sus papeles desde el minuto uno, y con pequeñas modificaciones en el argumento, casi imperceptibles, para poder terminar la partida antes de medianoche (que el lunes había que currar bien pronto!). Ah, y utilicé varias de las ayudas del amigo Miguel Ángel Villén, así como una sorpresita que Jorge Carrero tuvo a bien agenciarme en un reciente viaje a Londres... Y no digo más ;-)

Os dejo algunas fotos de la timba. ¡Nos leemos!


¡A punto de empezar! De izquierda a derecha: Edu, Javi, servidor, Rodri y Kety. Pureteo máximo.

Puntos dramáticos, ficha y dos tríos de dados de distintos colores (hack tapaderil para jugar a Hitos)

Esta es una de esas chachiayudas de Miguel Ángel Villén :-)

La pizarrita de atrás me vino de perillas. Al final acabó llena de nombres, croquis, contadores, números...

Rodrigo pasó frío psicológico las últimas dos horas de partida (ojito al ademán). Kety fue la que primero entregó su vida a la montaña...

Pues al final me quedé solo... ¡Me los cepillé a todos, muahahahahahahaha!

3 comentarios:

  1. Partidaza. Me lo pasé genial. Sagarmatha es una aventura muy GRANDE, enhorabuena Ignacio.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja la última foto y su pie son épicos 😄

    ResponderEliminar