martes, 22 de enero de 2019

Días aciagos en físico

Muy buenas,

Hoy me gustaría compartir con vosotros algo que me ha hecho especial ilusión, y es que en La Tapadera hemos encargado una pequeña tirada en físico del módulo Dias aciagos, eso sí, para consumo propio. Tanto la versión Savage Worlds como la de Hitos han quedado bastante bien; quizás esta última con alguna pequeña diferencia de claroscuros en ciertas partes del texto, algo que ya me había sucedido en esta misma plataforma con alguna que otra impresión anteriormente. La versión Savage sin embargo, sí que ha quedado practicamente perfecta.

El formato elegido ha sido un producto tipo revista a todo color, en A4 con tapa blanda y cubierta grapada. En líneas generales estoy muy contento con el resultado, la verdad, y eso que Lulu hizo de las suyas y me dio muchos (pero muchos) problemas con uno de los pdf. Como podéis comprobar, ya sea por pesao o por cansino, Lulu cedió y finalmente lo conseguí.

A continuación os muestro los resultados:





 
 


lunes, 21 de enero de 2019

Crónica de ULTIMA FORSAN - Entrega Cuarta y Última (por el momento)


Crónica de ULTIMA FORSAN

Érase una vez en Lucca

(parte 4, puedes leer la parte 3 aquí, la parte 2 aquí y la 1 aquí)

ENTREGA CUARTA · Vi 18/01/18
Dirigida por Eduardo Rodríguez Herrera
Rolato por Antonio Lozano Lubián

Elenco:
  • Kaamla Escalione (odalisca roja). Pura. Interpretada por Jesús
  • Farah Alany (odalisca roja). Pura. Interpretada por Patricia
  • Jacques de La Rochelle (médico de la plaga). Interpretado por Antonio
  • Ricciardo de Bacci, cazador de muertos. Puro. Italiano. Interpretado por Philippe (anteriormente Rodrigo).
  • Jean Paul La Roche, Paladín del Sacro Imperio. Puro. Sacro Imperio Romano-Franco. Interpretado por Jesús
  • Flor Escalione alias “La Mariposa”, Odalisca roja. Pura. Granadina. Interpretada por Patricia
  • Bianka Farkas, Noble. Infectada. Húngara. Interpretada por Antonio
  • Bartolomeo di Benedetto, inventor. Puro. Florentino. Interpretado por Philippe.

Las llamas. Cada vez se avivan más. Los cuerpos inertes caen uno tras otro sobre ellas, frente a los espectadores cariacontecidos que guardan silencio ante el crepitar. Todos los vecinos de Lucca, incluidos los viejos y los niños, se arman como buenamente pueden. Los médicos de la plaga atienden a los heridos sin poder dar abasto. Nadie se atreve a beber el agua de los pozos. Los guardias y los mandatarios observan en tensa calma desde los adarves cómo las huestes de los muertos permanecen apostados a apenas quinientos metros de las maltrechas murallas. En reposo absoluto. Inertes como la efigie de una tumba. A la espera de una orden psíquica que los reavivará y los lanzará en busca de nuestra sangre y la aniquilación de la ciudad.

Nicolo Maquiavelo, señor de Florencia, llama a audiencia a Bartolomeo, su inventor, durante la tarde posterior al día de la batalla. Le informa de Guernardo, el monje, ha muerto. Le dice que mandó a las “bandas grises” a solicitar ayuda a Florencia, pero que aún no han vuelto, y está grandemente preocupado. Le encomienda ir a hablar con el Podestá para formar parte de una expedición que deberá pasar desapercibida, y cuyo objetivo es pedir ayuda a los feudos cercanos. Deberán caminar a buen paso durante unas quince horas aproximadamente, para lo cual le aconseja pertrecharse bien, pero sin excederse en cuanto al peso. Una rápida visita a la armería y a la intendencia le permite hacerse con una linterna, más flechas, velas, una honda y un casquito de cuero con unas gafas incorporadas: junto con las que tiene la ballesta, ya son por lo menos cuatro o cinco lentes diferentes las que oscilan alrededor del sonriente inventor barbudo.

sábado, 19 de enero de 2019

Sesión final de Ultima Forsan. PJ pregenerados

Muy buenas, macabros y macabras del mundo,

Finalizamos nuestra aventura larga (llamarla minicampaña me parece excesivo) de Ultima Forsan, basada en Érase una vez en Lucca. Una versión un tanto libre de esta excepcional campaña escrita por Mauro Longo y Giuseppe Rotondo y editada en castellano por HT Publishers para Savage Worlds.

Han sido cuatro sesiones a tope con un total de veinticinco horas de aventuras en la Europa macabra del siglo XVI. Acción a raudales dentro y fuera de las murallas de Lucca, investigación en plena Feria de los Muertos, el Concilio Universal de por medio, entramados políticos, épicas batallas y mucha, mucha sangre derramada. En este escenario los jugadores interpretaron a dos personajes distintos en diferentes momentos de la aventura. Una experienca que nos ha permitido vivir lo que sucedía en dos lugares diferentes en el mismo momento, aprovechando de esta forma toda la riqueza argumental de la trama. Desde mi punto de vista, un acierto.

Quisiera agradecer el entusiasmo y las ganas que mis jugadores/a han mostrado antes, durante y tras las sesiones que hemos jugado. Tener a gente que aprecia, anima y valora cada partida y lo que creamos entre todos alrededor de la mesa es un premio que reconforta a cualquier director de juego. Así que gracias, gente.

Me han sido de gran ayuda los personajes pregenerados por Hugo González, publicados en el blog El Clan del Lobo Gris; los creados por Seregras, que podéis encontrar en el blog Decenas de Mundos; y los pregenerados en la Guía oficial de incio. Me he basado en buena parte de ellos para crear los nuestros. Muchas gracias, chicos.

Sobre el modo en el que concluyó la aventura no voy a hacer ningún tipo de spoiler en esta entrada, esperaré la llegada de la última crónica de Antonio Lozano, nuestro escriba infectado favorito.

En cuanto al material generado, aquí os dejo a los personajes que han participado, con mayor o menor suerte, en esta aventura. Espero que puedan ser de utilidad para aquellos que se atrevan a vivir la experiencia de la vida y la muerte en la Europa Macabra.

Personajes UF I
Personajes UF II

Por último debo decir que a algunos nos han sabido a poco estas cuatro sesiones, y no descartamos ni mucho menos volver a enfrentarnos a la progenie. Quién sabe, quizás cuando Iberia macabra vea la luz en castellano.

Os dejo con algunas fotillos de la sesión final, a la que no pudo asistir nuestro excepcional cazador de muertos, Rodrígo. ¡Cuánto te echamos de menos, querido Ricciardo!

¡Arranca la última sesión!
Momentos previos a que una horda de ratas persiguiera a nuestros héroes por unas cloacas de metro y medio de anchura. ¡A empujones se salvaron!
¡Paladín a la taza, digo... a la carga!
Bartolomeo (Phil), con tres heridas nada menos, hizo buen uso de su peculiar ballesta.
¡Mira qué bonito! Un paladín y una odalisca. Cosas del amor.
Tercera explicación del reglamento de combate de masas. ¡Uff!
¡Oh! Se me ha aparecido San Paolini Macabro.
Y la carcasa va así como diciendo: "No puedorr".
¿Es la empanadilla? ¿El Ubuntu? ¿Las reglas de combate? ¿El joker que está a punto de sacar el DJ?
¡Un joker para la progenie! (Atención a la cara de Bartolomeo)



jueves, 17 de enero de 2019

Crónica de ULTIMA FORSAN - Entrega Tercera


Crónica de ULTIMA FORSAN

Érase una vez en Lucca
 (parte 3, puedes leer la parte 2 aquí y la 1 aquí)

ENTREGA TERCERA · Vi 11/01/18
Dirigida por Eduardo Rodríguez Herrera
Rolato por Antonio Lozano Lubián


Elenco:
  • Kaamla Escalione (odalisca roja). Pura. Interpretada por Jesús
  • Farah Alany (odalisca roja). Pura. Interpretada por Patricia
  • Jacques de La Rochelle (médico de la plaga). Interpretado por Antonio
  • Ricardo de Bacci, Cazador de muertos. Puro. Italiano. Interpretado por Rodrigo.
  • Jean Paul La Roche, Paladín del Sacro Imperio. Puro. Sacro Imperio Romano-Franco. Interpretado por Jesús
  • Flor Escalione alias “La Mariposa”, Odalisca roja. Pura. Granadina. Interpretada por Patricia
  • Bianka Farkas, Noble. Infectada. Húngara. Interpretada por Antonio
  • Guernardo Rossi, Monje alquimista y médico de la plaga. Puro. Interpretado por Phillippe


Farah avisa a Lucius, el propietario de la bodega, de que el vino está envenenado. Kaamla abre camino hacia la Fortaleza Augusta. Farah busca a Soraya mientras Kaamla busca audiencia con el Podestá y le avisa de que alguien va a envenenar los pozos de la ciudad con Atramento. El podestá se muestra sorprendido, sobre todo de la noticia de que haya una secta. Exige pruebas, con altanería. Kaamla le pide refuerzos de la guardia para los pozos, pero el podestá se marcha a hablar con la sultana.

Farah y Jacques informan de todo a la sultana Soraya y a Isabel de Aquitania, incluidas la muerte de Diego y el asunto de los pozos. Irrumpe el podestá y comienza a organizar la guardia. Jacques pretende localizar a Fiorenzo mediante un registro de las autoridades, pero tal documento no existe. Farah propone que la guardia detenga a todo aquel que lleve ropajes grises similares a los sectarios. Le muesta el breviario a Soraya, que le dice que hay una delegación de Egipto presente en la feria de Lucca. Jacques y Farah se dirigen a donde se encuentran, mientras Kaamla acompaña a los guardias a los pozos.

Octava sesión de Los Harapos del Rey (acción, canguelo y experimento de metajuego)

Muy buenas, sectarios,

Octava sesión ya de Los Harapos del Rey en La Tapadera Wednesday Nights. Enfilamos la recta final de la primera mitad de la campaña con una partida que ha tenido de todo: acción, suspense, investigación, cague supremo y hasta un experimento de metajuego -llamémoslo así-, que quise forzar por ver cómo se las apañaba nuestro querido Guardián, Jorge Carrero (y se las apañó estupendamente).

Resulta que en un momento dado del final de la sesión anterior mi investigador tuvo la oportunidad de ver su propia muerte, es decir, de poder verla o no según su elección. Como jugador, yo decidí sin duda hacerlo. ¿Por qué? Pues para convertir a mi alienista Gilbert Marsh en alguien que, sabiendo el lugar y el momento de su muerte, pudiera hacer cábalas acerca de su destino y acerca de la invulnerabilidad. En otras palabras: quería experimentar el modo en el que un investigador cambiaría lógicamente su comportamiento desde el instante en el que supiese cómo y dónde iba a fallecer, pues trataría de evitar encontrarse en ese lugar en el que habría visto su fin, y al mismo tiempo sabría con certeza que no iba a morir en cualquier otra situación, por peligrosa y amenazante que pareciese... ¿O no? Un investigador así podría incluso sentir la tentación de tirarse por un precipicio, solo para comprobar que no puede morir de esa manera, y en fin, me parece una situación especialmente complicada de manejar para cualquier Guardián. ¿Cómo no estirar este chicle argumental? ¡No lo podía dejar pasar!

No obstante, Jorge manejó el asunto con maestría, y por supuesto que yo no quise explorar los límites últimos y absurdos de la situación (en el sentido del precipicio, por ejemplo). Mi objetivo siempre fue hacer avanzar la acción y colaborar con la historia y, la verdad, creo que lo logramos y que las escenas derivadas de este metajuego irresistible fueron sensacionales (para empezar, la de mis tres compañeros registrando cierta casa en la que yo intuía que no debía entrar... ). En resumen: una sesión muy muy especial de la que salimos encantados. Y no, Gilbert Marsh aún no ha encontrado la muerte, aunque me temo que es ahora la muerte la que lo busca a él y a sus compañeros...

Por último, sabed que en la partida de ayer aprovechamos para entregar a Antonio Lozano sus regalitos de cumpleaños, que gracias al impecable servicio de Tesoros de La Marca llegaron con una puntualidad más que británica. En esta ocasión le ha caído a Antoine un excelente pack cthulhuideo compuesto por Mentiras Eternas y la pantalla + resumen de reglas Gumshoe de El Rastro de Cthulhu. Regalazo, ¿no???

Sin más, os dejo las foticos de rigor.
¡Nos leemos!


"Mis tesooooooooros... "

Fú, qué mal lo pasamos en el canal que se ve ahí abajo

Alucinando con la cartita esta. Nos dejó el culo realmente torcido.

Sesionaca y buen mood

He aquí una suiza de pura cepa

Decisiones difíciles...

"Veamos cuál es la hostia más gorda que puedo meter con este bicharraco"

"A ver cómo se las apaña el máster... "

Disparando NO al objetivo (no acertó ni uno la Patri)

Duréndez, Jesús Duréndez (agitado, no batido, por favor)

miércoles, 16 de enero de 2019

Crónica-rolato de El ojo perdido de Ódinn, campaña de Ricard Ibáñez para Walhalla (Skjaldborg). PARTE 1

Muy buenas, hijos e hijas del Norte, 

Miguel Ángel Villén, ese hermano de escudo que reside en las feraces campiñas de Corduba, ha comenzado a dirigir El ojo perdido de Ódinn (campaña presente en el suplemento Skjaldborg, obra de Ricard Ibáñez, como ya sabréis). Esto me llena de alegría, por supuesto, pero lo mejor de todo es que Miguel Lupino, uno de los jugadores de esta grandísima aventura, ha decidido marcarse unas crónicas-rolatos de la experiencia, y claro, cómo no íbamos a publicar tan buen material aquí, en el blog en el que solemos postear los miembros del Grupo Creativo Walhalla. Un lujazo.

Os dejo con la primera crónica-rolato, que espero que os guste, y al final os cuelgo también algunas foticos de la partida.

ATENCIÓN: Sobra decir que, si tenéis en mente disfrutar como jugadores alguna vez de El ojo perdido de Ódinn, os abstengáis de leer nada de lo que a continuación se narra (ni de sus posteriores entregas), so pena de destriparos todo el excitante argumento de esta memorable campaña.

¡Nos leemos!



El ojo perdido de Ódinn
Parte primera


Soy Asgi Flakison.
Un superviviente.

Cazo para vivir, curo a mis semejantes para que mi familia no pierda su fuerza como clan, y río con ganas ante la adversidad para mantener la moral alta... porque ahora es más necesaria que nunca.

El norte nos convocó.
Los clanes nos reunimos para viajar y saquear, disfrutando de la aventura, y Anglia nos plant su batalla, nos dio la victoria, nos reveló sus tesoros, llenó nuestra panza con sus alimentos y sació nuestro amor con sus mujeres, y entonces festejamos nuestro éxito. Pero un sacerdote del Dios Crucificado decidió que, lo que los hombres no pudieron defender, su dios lo vengaría.
Así, a pesar de morir empalado por nuestras flechas contra la cruz de su altar, lanzó sus venenosas palabras de pesarosos augurios contra nuestros semejantes y nuestras tierras. Y el mundo cambió para nosotros. 

Perdimos batallas, nuestros barcos naufragaron al volver, el clima nos azotó asolando nuestra fuerza, y e incluso entre los escasos compañeros que volvimos reinó el sino más cruel, muriendo unos tras otros hasta que ahora no más de quince de casi 300 vikingos noruegos y daneses seguimos con vida, temiendo el destino.

¿Por qué Odinn no nos protegía del Dios Crucificado en nuestra tierra?

Desde los últimos días de nuestro padecimiento, a menudo me reúno con el piloto de nuestra nave superviviente, Egil Teitsson, junto con uno de los brazos fuertes de nuestros combates, la doncella guerrera Astrid Aridotter, y siempre acompañado de mi fiel hermano de leche, ladronzuelo y pillastre, pero querido hasta el Helheim, Ketill Jokullsson. Charlando entre nosotros, aunque afectados por todo lo que nos ocurría (nos encontrábamos en la última festividad de la villa que acogía nuestro pesar y nuestro fracaso), decidimos hablar con varios godar de confianza justo después de realizar el sacrificio apropiado a Ódinn, y los sacerdotes nos indicaron que la mejor forma de conocer el designio de los dioses para protegernos de la maldición pasaba porque el propio Ódinn nos juzgara dignos a través de una purificación y, tras ello, "encontrar su palabra" para guiarnos hacia un objetivo que nos apartase de nuestros males. Así, en la congregación de la Casa Sagrada, durante tres días la cerveza fue el exclusivo alimento que expulsó los tapujos de nuestra mente para regocijarnos en el fruto de la tierra y comulgar con nuestras emociones más profundas, tras los cuales, después de purificarnos con el sudor y el aroma de humo de hierbas que sensibilizase nuestras mentes para llegar a escuchar la voz de Ódinn, pasamos por el enterramiento de los vivos en el que, durante otros tres días, yaceríamos rodeados por nuestros ancestros en una cripta preparada y cerrada para que nada pudiese perturbar el silencio necesario del suelo sagrado que ponía en comunión la tierra de los vivos con el poder de los dioses. Pues bien: allí fuimos tocados por la voz del Señor de las Runas, el Padre de Todo. Al ser rescatados de los brazos de la muerte ritual y llevados a renovar nuestros sufridos cuerpos con higiene y un festín, fuimos conscientes de que algunos de nosotros habíamos sido dignos de escuchar la voz del Padre de los dioses.

Ódinn había hablado.

Desgraciadamente, algunos como el taciturno Egil fueron incapaces de comprender su significado, mientras los más afortunados, como Astrid, mi hermano y yo, entre otros de los supervivientes del fracasado saqueo, supimos de la voluntad del Señor de Ásgard. Sin embargo, mi preocupación en esta coyuntura se dio al escuchar a nuestra compañera informar de que todo aquello le parecía orquestado por manos humanas más que por la voluntad divina, como una forma de empujarnos hacia un objetivo concreto, lo que no le parecía lo más apropiado para resolver nuestra maldición. A pesar de todo, innegable era la situación que planteaba el hecho de que nuestro encierro era a puerta cerrada, por lo que nuestra fe no necesitaba ser puesta a prueba, sino solo nuestra resolución. De esta forma fue como Ódinn puso en nuestro conocimiento su voluntad, que compartiríamos con nuestros sacerdotes para interpretar sus palabras, de esta guisa:

"Sois dignos de mi atención y dignos de mi protección. Pero para que mi poder sea completo, he decidido recuperar el ojo que Mímir me exigió para obtener mis conocimientos en el Yggdrasil, y así obtener la fuerza que proteja a mi pueblo del Dios Crucificado. Viajad hasta la Fuente de Mímir, y traed mi Ojo. Solo así la furia del Dios Crucificado dejará de asolar a mis hijos".

De estas palabras, los hombres sabios solo supieron decirnos (a pesar de sus investigaciones, y de las nuestras) que la Fuente de Mímir se hallaba en el Bosque Oscuro, en la frontera entre Midgard y Múspellsheim, la tierra de los gigantes de fuego. No importó cuánto preguntamos: nadie supo cómo llegar hasta allí.

Pero los hados no parecían habernos dejado en el olvido, pues dos días después de nuestra visión, se presentó en la celebración sagrada un skáld que, habiendo sabido de nuestro pesar, conocía por suerte el camino hacia la Fuente de Mímir una vez le explicaron las recientes noticias de los dioses. Dicha senda atravesaba el Báltico desde Noruega, rodeando hacia el sur las tierras del este por detrás del reino de los Rus, y después continuando hasta el oeste por tierras ignotas, siempre en drakar, pero por ruta fluvial o ribereña, hasta nuestro destino. Su única petición si nos entregaba la ruta era viajar con nosotros y poder contar nuestra saga. Y la respuesta positiva a su solicitud fue bastante evidente, porque nuestro futuro dependía del mapa y la ruta de aquel hombre.

Así que aquí me encuentro ahora yo, Asgi, disponiendo todo para mi partida y enviando un mensaje a la mujer que deseo sea mi esposa para que conozca mis planes y sepa de mi ausencia por salvar a nuestro pueblo del desastre, además de tratar de razonar con Astrid de que, en cualquier caso, quizás con este viaje y dejando a un lado nuestros miedos y pesares, nuestro futuro cambie para mejor.

¡Y que los cobardes abrazados por el temor sean arrastrados hasta sus cenizas por Ódinn hasta el Helheim!



CONTINUARÁ...









martes, 15 de enero de 2019

Semilla de aventura ganadora del segundo premio en nuestro concursazo!

Hola de nuevo, amig@s tapaderiles.

Hoy vengo con la segunda semilla ganadora del concurso de semillas de aventura que realizamos el pasado mes de diciembre y con la que Pablo Ortega, alias "Vulzen", se llevó el flamante juego de La Puerta de Ishtar gracias a los amigos de la editorial Other Selves; se trata de Tres occitanos, una tumba y un grial, una semilla de aventura para Ablaneda.

Con ella os dejo ¡espero que la disfrutéis!


TRES OCCITANOS, UNA TUMBA Y UN GRIAL

Un noble, Sir Pierre de Moncaut, acaba de llegar con su juglar LeGoux y un clérigo llamado Godefroi a Castro de la Reina a través de la Carretera Real. Los tres hablan sin problemas la lengua de Ablaneda y afirman venir de tierras francas, donde sir Pierre tiene un castillo entre Tolosa y Burdeos. Cruzaron los Pirineos buscando Santiago, pero se han perdido, así que se han instalado en la posada del Venancio y han hecho correr la voz de que recompensarán gratamente a aquellos que los acompañen en su empresa.
Mientras aparece alguien que los ayude, sir Pierre invita a los nobles a beber vinos occitanos y da limosna a los pobres. La posada del Venancio tiene más vida que nunca, pues el juglar LeGoux se pasa el día contando increíbles historias y leyendas acerca de un misterioso y santo Grial, el auténtico cáliz de Cristo.
Por otra parte, el goliardo, aunque opina que adorar reliquias y santos no es de buen cristiano, quiere ir a Santiago promulgando el evangelio. No se lo ha dicho a nadie, pero se ve capaz de demostrar que la tumba del apóstol es falsa. Este predicador se hace llamar a sí mismo “el barbas Godefroi”, dice ser un “pobre de Lyon” y sus palabras están calando mucho entre la multitud. Ha comenzado a promulgar sus doctrinas valdenses en la plaza del Fresno dando misas. ¡Y no las da en latín! Para más inri, rechaza los sacramentos, acudir a la iglesia y venerar a María. ¡Incluso afirma que las mujeres pueden predicar!
La iglesia de Ablaneda no ha tardado en saber de la existencia de estos extranjeros y de su visión herética del cristianismo. El abad de la orden de San Apapurcio mártir, el padre Abelardo, considera que este noble y sus acólitos son herejes que merecen la excomunión y la hoguera, pero tal es su popularidad que enemistarse con ellos o quitarlos de en medio supondría un escándalo que podría dar lugar a revueltas.
Ante esto, el padre Abelardo ha optado por decirles a los francos dónde está la tumba de ser Perceval, que es donde supuestamente está ese grial, y le ha dado a sir Pierre de Moncaut un precario mapa del condado con indicaciones. El noble ha pedido ayuda a la Ronda, pues no conoce Ablaneda y no sabe cómo llegar a la tumba de ser Perceval ni qué diantres son esos ojancos que la merodean. Viendo su pico de oro, su carisma y la buena donación que este noble va a hacer a la Ronda, el comandante está más que dispuesto a enviarle un grupo de ronderos. Sin embargo, por otra parte ha llegado a la Ronda de Yerbosera una carta sellada de la Iglesia en la que se acusa a los forasteros de herejía y se exige a la Ronda que lleve a los francos fuera de Ablaneda, ya sea a Santiago o a la tumba.
- Mi sargento, ¿qué haremos? Sir Pierre dice que si le ayudamos nos lleva a Francia y nos ofrece de por vida una gleba digna, un hogar con un jergón de paja sin chinches, un barril de vino añejo semanal y un potaje con pato por Navidad. Son palabras convincentes y hermosas, mucho mejores que la vida en la Ronda, pero la Iglesia es la Iglesia...
- Ya veremos, Jacinto, ya veremos.
- Dice mi Paqui que podríamos comerciar con el vino de aquellas tierras y sacar buenas monedas. Tienen buenas vides y buenas uvas allá arriba. Incluso mezclando ese vino con agua se le sacaría renta por doquiera que lo vendamos. Eso sí, tendríamos que aprender a parlotear ese idioma suyo, y además, es muy arriesgado. ¡No quiero que nos excomulguen por desobedecer al abad, ni que nos cuelguen por deserción!
- Tú céntrate en lo tuyo, no pienses mucho, y a lo que te manden.
- No lo termino de entender, mi sargento. ¿Quiere el padre Abelardo que los llevemos a la tumba de ser Perceval o a la tumba, tumba? Puede referirse a ambas cosas, ¿me explico? Eso sí, puestos a explicar, a mí que vuesa merced me explique por qué los quiere el padre fuera de Ablaneda, con lo majos y gentiles que son. Supongo que siempre podemos quedar bien con las dos partes y llevarlos a la tumba del Apóstol en vez de a la del Perceval de marras ese. Pero, ¿dónde puñetas queda Santiago?
- Cállate, Jacinto, que me tienes harto ya, copón bendito.
¿Qué harán los ronderos? ¿Cumplirán con su deber? ¿Se pondrán de parte de los occitanos o de la Iglesia? ¿Lograrán salir de Ablaneda y llegar a Santiago? ¿Qué hará el barbas en ese caso? ¿Encontrarán el santo Grial?



lunes, 14 de enero de 2019

¡Lucca resiste!

¡Macabros saludos, renacentistas del mundo!

El pasado 11 de enero la progenie volvió a visitar La Tapadera. Es ya la tercera sesión de Érase una vez en Lucca, la campaña para Utima Forsan que estamos jugando en nuestras sesiones de los viernes. Sin duda, el hecho más destacado de la tarde fue el regreso de nuestro querido amigo Phil que, por causas de fuerza mayor, no había podido estar presente en las partidas de la actual temporada rolera. ¡Phil, no sabes cuánto te hemos echado de menos, apañero!

Refiriéndonos a la sesión propiamente dicha, debo decir que cuando estuve preparando la partida pensé que avanzaríamos algo más en la trama. Sin embargo, esta gente no puede dejar el más mínimo cabo suelto, así que todo se investiga. Esto es algo que como DJ halago enormemente, por supuesto. Me encanta que todo lo que llevo preparado termine jugándose, que los jugadores deseen llegar hasta el meollo mismo de la trama y que apuren al máximo sus posibilidades resolutivas. La improvisacion a veces juega un papel importante, por supuesto, pero es que... ¡esto es rol!

El planteamiento incial que me propuse en la campaña se basaba en dos líneas temporales y argumentales diferenciadas que terminarían uniéndose en la tercera sesión, y así ha sido. En la primera de ellas los PJ fueron enviados en busca de Guernardo Rossi, un monje estudioso de la plaga y consejero del podestá de Lucca (se trata de la aventura introductoria El Monje, editada y traducida al castellano por HT Publishers). Todo ello transcurre en los días previos al Concilio de Lucca. La segunda línea argumental se da justo el día en el que los PJ iniciales abandonan Lucca. En esta ocasión los jugadores interpretaron PJ distintos y se dedicaron a investigar la conspiración que se estaba tejiendo en el mismo corazón de Lucca. La tercera sesión pues, transcurre el día en el que los PJ iniciales regresan a Lucca con Guernardo Rossi y se encuentran con las consecuencias de la conspiración que ellos mismos (como jugadores) investigaron (con PJ distintos) en la sesión anterior. Así leído puede resultar un poco confuso, pero en mesa creo que lo tenemos bastante claro. Debo decir que, a pesar del riesgo del metajuego, los jugadores han dejado a un lado esta tentación y han interpretado magistralmente a sus PJ con una coherencia exquisita.

Esquema del planteamiento de las tres primeras sesiones.

A nivel de trama prefiero esperar a la magnífica crónica con la que nos deleita Antonio Lozano cada sesión. Pero a modo de trailer cinematográfico puedo adelantar que Bianka fue apresada, al igual que el resto de infectados presentes en Lucca. Los PJ descubrieron el misterio de los húngaros desaparecidos. Lucca consiguió resistir el primer ataque del Ejercito de Huesos, brillando especialmente la zona defendida por las Odaliscas Rojas. El monje Guernardo Rossi falleció tras el ataque de un poseso que le destrozó el cuello, aunque cuando se levantó como una furia se despachó a gusto con unos cuantos guardias de Lucca y, sobre todo, con el brazo de Ricciardo de Bacci (Rodrigo) que tuvo que ser amputado in extremis. En fin, que en el caos de un ataque inminente, Lucca resistió. Pero el asedio continúa y el Ejercito de Huesos sigue engrosando su número. ¿Conseguirá Lucca seguir en pie?

Os dejo finalmente con las fotos de rigor (magnífico el reportaje de Jesús y Antonio). Además, y como novedad, dejo un pequeño vídeo del momento en el que Guernardo Rossi (Phil) tiene la opción de levantarse como un infectado tras su muerte, ¡momentazo!


 

El regreso de Phil, sus lembas y su té. ¡Una maravilla!
Mmm... ¿Algo no encaja? ¿O el Ubuntu se lo está pensando?

Uno de estos cinco no volverá a aparecer en la campaña. Al igual que el brazo de otro.

Leamos el pensamiento de Patri: "Cartografía nivel parvulario"

El jarroncito bazuca de Guernardo (Phil) acabó con un buen número de hijos de la progenie.

¡La defensa de Lucca! Las odaliscas (al norte) y los paladines (al sureste) dieron el callo; los hungaros en el centro no estuvieron mal; la guardia de Lucca al suroeste lo pasó regular, ya que un monje furia estuvo haciendo de las suyas por allí.

¡Atención a la cara del paladín asustado!

Rodri suele sumar los dados, en vez de coger el mayor. Pero esta vez, ni así.

Un escriba de categoría. ¿Qué no? ¡A las pruebas me remito!

Esta es la imagen de un monje alquimista que no sabe que sus horas están contadas.
Y esto, niños y niñas, es lo que nunca hay que hacer en plena partida de rol.

Cuando un DJ espera a que se calle la mesa y dejen de repartir comida. ¡A ver si nos centramos!
¡Hasta la próxima sesión!