viernes, 16 de noviembre de 2018

Segunda sesión de Los Harapos del Rey

Muy buenas, sectarios,

En las partidas de los miércoles por la noche estamos jugando a Los Harapos del Rey (la última campaña publicada para La Llamada de Cthulhu 6ª edición). Este miércoles disfrutamos de la segunda sesión, que resultó tan intensa y emocionante como la primera, si no más. Avanzamos despacio porque nos gusta mucho interpretar a nuestros PJ, que forman una piña muy especial: la pionera y carismática investigadora Madeleine Collins (Patricia), el fotógrafo inquieto y con cierta vena artística John Baxter (Jesús), y el alienista vegetariano ya entrado en años Gilbert Marsh (servidor). A los mandos, por supuesto, Jorge Carrero.

Estrenamos además el magnífico cuaderno que nos ha brindado el señor Guardián, en el que vamos anotando tanto las efemérides como las pistas más importantes de la campaña y pegando también todas las ayudas de juego (impresas previamente en papel de pegatinas). ¡Nos va a quedar moníiiiiiiismo! He de reconocer que me abalancé sobre el cuaderno sin miramientos, monopolizándolo de mala manera, pero en fin, por fortuna cuento con compañeros de mesa comprensivos y tolerantes, que conocen mi debilidad por los rotuladores metálicos y el orden cartesiano. Gracias chicos por excusarme :P

Os dejo algunas fotitos de la partida, como siempre.

¡Nos leemos!

Qué partidas más buenas nos echamos en el office este (o como se diga). Y yo ahí, agarrando el cuaderno bien agarrao, que no se escape.

Aquí el CUADERNACO de cuero que empleamos para ir pegando todas las ayudas de juego y como diario de investigación. Mi tesooooooro...

Uno de los más característicos gestos malignos de nuestro Guardián

Estas partidas de Los Harapos del Rey son la mar de intensas... Caviar rolero beluga

Con mi niño entre las manos... Qué ricura. 

Warning!!! Jorge sonriendo 😱😱😱😱😱 La has cagado. Algo malo está a punto de pasarte...

jueves, 15 de noviembre de 2018

Empezamos campaña de Degenesis en el Club Dragom

Saludos, aberrantes!

Este pasado lunes empecé a dirigir lo que espero sea una gran campaña de Degenesis en el Club Dragom de Jerez de la Frontera. A la gente de este colectivo la conocía ya de antes por haber realizado una partida de presentación en su local, precisamente de Degenesis, y por habérmelos encontrado y pasado un buen rato con ellos en las últimas IberoRol. Con todo, quien ha ejercido de verdadero enlace es Jorge Carrero, miembro tanto del Grupo Creativo Walhalla como del Club Dragom.

La idea que tenemos es jugar un lunes de cada dos. Si todo marcha bien, mi propósito es completar todo el arco de aventuras y campañas cortas publicadas (o no) para el juego, esto es, Nuestras cenizas - Sangre en la Fortaleza - Tributo de ambrosía (I) - En tu sangre - The Killing Game - Black Atlantic - Tributo de ambrosía (II). ¿Qué significa esto? Pues jugar mucho pero que mucho tiempo, lo que requiere un alto grado de compromiso y estabilidad. Por lo que sé e intuyo, el grupo de jugadores con el que cuento cumple con todos los requisitos para hacer esto posible, como demostraron en esta primera sesión y también cuando en su día jugaron Embargo (ahora curioso punto de partida de esta megacampaña que trato de llevar a cabo). Aún no nos conocemos bien en mesa, claro, pero me parece que Mario, Ismael, Nely, Furu y Jorge son precisamente el tipo de roleros experimentados, inteligentes y conscientes que requiere una empresa como esta.

Por mi parte, trataré de llevar al día la crónica de estas partidas, que prepararé con todo el esmero posible porque disfruto enormemente con este juego y con todo lo que le rodea.

Sin más, os dejo algunos fotos de la primera sesión, en la que jugamos aproximadamente un tercio o una cuarta parte de Nuestras cenizas (de próxima publicación por parte de Edge Entertainment).

¡Nos leemos!

Siguiendo las agujas del reloj desde las 12:00: Furu, Mario, Ismael (de espaldas), Jorge y un servidor. Nely estaba haciendo la foto.

La mesa, bien vestida, como debe ser. No se aprecian las estupendas tablitas que se ha currado Jorge para llevar el registro de heridas superficiales, trauma, puntos de Ego y punto de humanidad. A ver si con la pŕoxima partida os lo puedo mostrar bien.

Jorge se marcó dos pedazo de PIFIAS estremecedoras. Observen ustedes la carita que se le quedó tras la segunda 😂😂😂

martes, 13 de noviembre de 2018

Aventura en el Camino de Santiago, aventura para Hitoskids/Hitoschool en libre descarga, por Ignacio Sánchez

¡Muy buenas!

Hoy me he puesto a buscar en el blog la primera aventura que Ignacio escribió para Hitoskids (entonces solo Hitoschool)... ¡y resulta que no estaba publicada! Así que aquí la tenéis: Aventura en el Camino de Santiago.

Aunque fue escrita para jugarla en clase con la chavalada de 2º de ESO y como actividad puntual en el marco de una unidad didáctica normal, se puede jugar en casa perfectamente con unos muchachos cualesquiera que pretendáis abducir durante un par de horas, paquete de Doritos mediante... o también con familiares o gente que quiera, vamos, que no hace falta delinquir 😉

En serio, ¡esperamos que os sirva u os mole!


¡Marchando una de IttL!

Muy buenas,

El pasado domingo volvimos a llevar a mesa el juego que nos tiene a todos los miembros de la Tapadera ilusionadísimos: IMSERSO to the limit. El juego de rol sobre viajes y jubilados que sacó de su chistera Ignacio Sánchez Aranda y que, tras el éxito en su campaña de mecenazgo, será toda una realidad gracias a la batuta de Rolecat.

Pues bien, volví a dirigir el módulo Nuncaestardetolove.com, una aventura ya testeada en varias ocasiones y que seguimos limando con la intención de que llegue al manual totalmente pulida. Le introduje pequeños cambios y algunas sugerencias del propio Ignacio (gracias compañero; funcionaron a las mil maravillas). Tuve el placer de contar con Antonio Lozano en la mesa de juego, con el que tuve una jugosa conversación tras la partida. Sus observaciones y aportaciones siempre son bienvenidas, es más, su forma de entender el rol me ayuda personalmente muchísimo, y esta vez no fue para menos. Puedo afirmar que el módulo está oficiosamente terminado y poco más va a variar de cara al que encontraréis en el manual.

Además del susodicho Antonio, tuve el gusto de contar en la mesa con María, Sara, Pablo y Mª Ángeles, unos cracks en todos los sentidos. Interpretaron sin tapujos a sus personajes y nos hicieron pasar momentos realmente memorables. Mención especial merece Mª Ángeles que jugó su primera partida de rol: sí señores y señoras, se estrenó con IttL, y menudo estreno interpretando a Tomasa, una viuda liberada con mucha marcha. Sobrevivieron tres de los personajes en una aventura en la que el índice de mortalidad es bastante alto, así que... ¡enhorabuena!

Por último, aquí os dejo algunas fotillos de la partida.

¡Nos leemos!

De izquierda a derecha Mª Ángeles, María, Antonio, Sara y Pablo, o lo que es lo mismo, Tomasa, Jacinta, Manuel, Felisa e Isidoro.

Ahí van unas pistas sobre los PJ antes de ser seleccionados.

La camiseta mola un huevo, pero esa etiqueta...

Momento estelar de Isidoro (Pablo) en su presentación.

Esto también pertenece a la presentación de Isidoro, que lo bordó el tío.

Aquí la ficha de Manuel (Antonio), que en paz descanse.

Es verdad, la foto está movida, pero este momento de karaoke fue realmente memorable. ¡Yayopoints al canto! 😉

¡IttL a tope!



lunes, 12 de noviembre de 2018

Por la sangre de un dios (resumen de la campaña, parte 6)


Muy buenas amig@s y seguidor@s de La Tapadera, aquí tenéis la crónica de la sexta partida de la campaña Por la sangre de un dios, de La puerta de Ishtar, que estamos jugando dirigidos por Antonio Lozano. Espero que os guste.

Os recuerdo los jugadores y los personajes que llevamos y prosigo con la crónica sin más tiempo que perder!

Edu: Dost
Ignacio: Bagrat
Jesús: Sharruk Ah-Eribo
Patricia: Erishti-Aya
Phillippe: Bel Ninari
Rodrigo: Hanish



Después de los acontecimientos ocurridos en Eshnunna, el comerciante Ishme lleva al grupo de aventureros (palanquín de Hanish incluido) camino de Nippur, río abajo. Corre un viento frío inusitado para la época, por no hablar de que en Akkad no había habido viento hasta ahora, y una ligera brisa los acompaña constantemente. Lo achacan a la ausencia de vegetación: no hay árboles que combatan el viento. Tampoco ven ningún pájaro, algo que inquieta a todo el mundo. Sin vegetación y sin pájaros, a este mundo le pueden quedar semanas, si no días…

Bagrat habla con Natia. Creen que o bien Sargón convence a Shub-Nippurá de que vuelva o bien establece su reino en otro sitio, y ese sitio tiene toda la pinta de ser Cimmeria, cosa que no pueden dejar que pase.

Tras un par de días de navegación, Ishme les anuncia que en un rato los dejará en la orilla de una bifurcación que hace el río Idigna cerca de la ciudad perdida de Larak. Desde allí queda muy cerca Nippur, adonde van en busca de un oráculo al que llaman “el Recaudador”, que podría tener información sobre cómo traspasar la Puerta de Ishtar. Pagan el pasaje a Ishme y acuerdan con él que les espere en la zona durante una semana para que luego los lleve al próximo destino, que esperan que sea Babilonia.

Inician entonces el duro camino por el desierto y al caer la noche se desata la primera tormenta de arena que han visto en sus vidas. Bagrat se apresura a atar los caballos unos con otros. Erishti-Aya vuelca el palanquín de Hanish para hacer un refugio donde se aprietan todo lo que pueden. Bel Ninari y Sharruk intentan protegerse entre el palanquín y los caballos y Dost, sin decir nada a nadie, huye por el desierto corriendo a cuatro patas. El ruido es ensordecedor y es inevitable que la arena se les meta por cualquier orificio o intersticio de piel o ropa. No han vivido nada igual.

Cuando todo termina, hace tiempo que es noche cerrada, todo está oscuro y la sensación es desoladora. Están todos semisepultados en un gran montón de arena, los caballos están bien aunque extenuados y deciden descansar un poco lo que queda de noche.

A la mañana siguiente la estampa no ha cambiado. A su alrededor hay trozos de madera, pájaros muertos, ruedas de carros, restos de cerámica… y a Dost no se le ve por ningún lado. Erishti sabe, por un uridimmu que comerciaba a menudo con su padre, que esa raza, una vez en la vida tiene repentinamente “la llamada del desierto” y entonces desaparecen en él a veces durante semanas. Así que, sabiendo esto, deciden ir hacia adelante y llegan a Nippur al final del día.

La ciudad es enorme, con altísimas murallas, pero no hay una sola luz, ni un alma. Entonces pasa algo increíble: Natia mira con preocupación a Bagrat y le pide que "escuche a su espíritu interior"; mientras tanto, ella se sienta en el suelo con las piernas cruzadas y parece que medita. En ese momento todos oyen un halcón, pero no ven nada en el cielo. Cuando vuelven a oírlo parece que se aleja en dirección a la ciudad. La tercera vez que lo oyen, al rato, Natia abre los ojos y les dice que ha visto la ciudad y que "está muerta". No lo pueden creer, pero Bagrat les explica que Natia es una elegida que ha conseguido su tótem, el halcón, y que tiene sus habilidades y es como si pudiera cambiar de forma.

Como siguen pensando que el conocimiento que precisan está en la ciudad, deciden entrar en ese momento aunque sea de noche. Así que Bagrat consigue escalar la muralla y, buscando unas sogas para lanzarlas a los demás, ve cadáveres por todos lados, muertos por diferentes razones. Encuentra dos cuerdas que pueden servir y tras atarlas bien las echa hacia abajo. Primero sube uno de los esclavos de Hanish y después otro de ellos, pues su amo pretende que suban su palanquín, pero a mitad de la escalada cae y muere. Los demás mushkenus están muy asustados. Hanish pide al mushkenu de arriba que lo suba, pero el awilu pesa demasiado y tiene que escalar por sí mismo. Eso sí: cuando llega arriba le da un fuerte golpe al esclavo con la vara de reprender, por su inutilidad. Es entonces cuando el resto de mushkenus intenta escapar en los caballos, pero rápidamente Bagrat, que los ve, le da un lanzazo a uno de ellos desde arriba de la muralla y lo mata. Hanish también lo intenta pero falla el tiro. Erishti-Aya placa a otro esclavo y lo derriba (no quiere acabar con la vida del infeliz), pero Sharruk, después de matar a otro, se encarga de pasarlo por el cuchillo sin que ella pueda impedirlo. Bel Ninari acaba con otro pero no pueden evitar que dos de los esclavos huyan en un caballo.

Después de todo esto, deciden que Bel Ninari se quede al cuidado de los caballos y el resto sube la muralla y pasan al interior de la ciudad. Están aterrorizados con la visión de tantos cadáveres, a oscuras, rodeados del completo silencio. Erishti-Aya encuentra y enciende una antorcha, Sharruk coge una espada de uno de los cadáveres y Bagrat, acordándose aún de su pesadilla, se acerca al grupo de wardus muertos que se encargaban de abrir y cerrar las puertas de la ciudad por si portan algún brazalete parecido al de Tattannu, pero no llevan nada parecido.

De repente todos oyen un gruñido que les hiela la sangre. Erishti porta la lanza Shamash, eficaz contra criaturas de la noche y se cubre el calzado con unas telas para amortiguar el ruido y pronto los demás hacen lo mismo. Bagrat se adelanta y se asoma por la esquina; ve cruzar una especie de mushkenu andrajoso que se une a otros dos, todos con movimientos torpes, para ir a una plaza donde sale una cuarta figura similar por una ventana que, emitiendo gruñidos desagradables y extraños, comienza a olisquear el aire. Bagrat sabe que los han detectado, por lo que vuelve con el grupo e intenta embadurnarse con sangre de un cadáver, pero es demasiado tarde, aparece el grupo de cuatro mushkenus degenerados y por detrás otros tres. Son como necrófagos o caníbales que han perdido los labios, y los atacan. Hanish, al ser un awilu bajito, pide a su mushkenu que lo lance contra los monstruos y, en el aire, consigue clavar su vara de reprender a uno de ellos en la cuenca del ojo. Sharruk, con la cara descompuesta por el horror, le asesta un espadazo a otro. Bagrat sube a un murete para rodearlos por detrás y ataca a otro de ellos. Mientras, Natia ha derribado un balcón de madera sobre dos de las criaturas y Erishti usa la lanza Shamash que cuando impacta sobre la criatura, emite una luz cegadora y lo volatiliza. Dos de seres abaten al mushkenu de Hanis y lo matan a dentelladas sin que puedan hacer nada, y la lucha acaba con todos los necrófagos muertos.

El grupo no obstante está maltrecho, con mordiscos y arañazos. Deciden embadurnarse entonces con sangre y se ponen ropas de algunos cadáveres. Erishti encuentra en un tienda un frasco de resina con un líquido sanador que identifica rápidamente. Comprueban que todo está tranquilo desde una azotea y deciden descansar. Solo en la guardia de Natia oyen su grito, pero comprueban enseguida que ya se ha deshecho del necrófago que pretendía atacarla, así que duermen un poco más hasta el amanecer.

A media mañana llegan a la biblioteca. Hanish y Sharruk, con lo poco que puede ayudar Erishti (que está aprendiendo a leer), descubren que las criaturas que los atacaron son demonios cambiaformas llamados "gallas". Parece ser que la reina bruja de Nippur, Sammu-Ramat, estaba investigando sobre talismanes protectores contra estos gallas.

Encuentran mucha información sobre ciudades perdidas. Y por fin, sobre el oráculo llamado “el Recaudador”, descubren que habita en Aratta y que todo el que le consulta sobre la Puerta de Ishtar dice que sabe perfectamente lo que ocurre detrás de esa puerta.

Mientras Hanish, Sharruk y Erishti-Aya están ocupados en la biblioteca, los dos cimmerios se han dedicado a llenar las alforjas de oro, aprovechando que están en el barrio rico y todo está abandonado. Así que cuando los tres primeros salen de hacer las pesquisas, deciden hacer otro tanto y se internan en una casa rica a coger objetos de valor, joyas y todas las monedas que van encontrando cuando, de la casa de al lado, oyen un sonido como de un enjambre que cada vez les llega más fuerte. Bagrat se acerca a ver de qué se trata y se encuentra con una figura exactamente igual que él pero formada por miles de insectos, que se le acerca. Bagrat, aunque está aterrorizado, descarga un espadazo de plano que no tiene demasiado efecto, más que algunos bichos muertos que caen al suelo, pero la figura se rehace y vuelve a por él. Erishti-Aya oye el grito de Bagrat y corre en su ayuda, rehaciéndose a lo que ve. Intenta primero deshacer el ente revolviendo la lanza Shamash dentro de él, pero no sirve para nada. Bagrat se interpone para que la figura no ataque a Erishti y esta aprovecha para, esta vez, tirarle la lanza a lo que debería ser el corazón. El ente por primera vez en su vida cobra entidad corpórea y estalla en una explosión de luz.

Va cayendo la tarde y salen rápido de la ciudad. Se dirigen hacia el barco, donde esperan a Dost un día más, pero sin resultado. Al día siguiente deciden que Ishme los lleve cerca de Aratta y que a la vuelta deje en la bifurcación del Idigna a un hombre que espere el regreso de Dost. La gente se empieza a dar cuenta de que no hay peces ni sembrados, las provisiones que tienen son las que quedan y empiezan a estar desesperados.

A partir de Larak, zona maldita, no hay nada más que el río, el desierto y las montañas al fondo. Ishme los deja un poco más adelante y desde allí, mientras cabalgan, ven un riachuelo que baja lleno de sangre humana. Deciden ir a ver el origen de esa sangre y oyen ruido antes de llegar a la meseta, golpes y ruidos como de afilar algo. Sharruk se queda atrás mientras los demás ven un grupo de personas en una piscina de sangre y unas tienduchas por la colina, donde parece que viven. Son como mushkenus pero muy pálidos y todos se han seccionado un brazo y lo están afilando como si fuera una espada de carne y hueso. Hanish, que es erudito, sabe que son los espantosos elamitas.

El grupo de aventureros retrocede lentamente sin ser visto y se dirige a las ruinas de la olvidada ciudad de Aratta. Destaca la cúpula sobre pilares de un edificio casi enterrado, que puede medir unos cien metros de diámetro. Erishti entra la primera y desciende entre la arena y los escombros. Al fondo, en la penumbra, hay un hombre muy mayor entre dos antorchas, con barba rala pero larga, que está sentado en el suelo. Solo viste un deshilachado taparrabos rojo, está famélico y adormecido, pero abre los ojos cuando el grupo se acerca. Es el oráculo. Les dice que toda pregunta tiene una respuesta pero también un precio. Maldito por la diosa Ishtar, por cada pregunta que se le formule, él les dará un acertijo y si fallan, aquel que haya preguntado perderá un brazo. "El Recaudador", así llamado este oráculo, se levanta y entonces pueden ver que tras él hay un agujero en el muro por el que sigue su cuerpo, cual gusano formado por brazos humanos.

Hanish pregunta cómo pueden cruzar la Puerta de Ishtar y el acertijo es el siguiente: “Soy el frío que en invierno calienta, el rocío de la mañana temblando en tu ceja”. Barajan varias respuestas y se quedan con dos posibles, pero aunque el grupo tiene clara una, Hanish se adelanta y dice la que no es. Entonces el oráculo le corta un brazo y este repta solo para introducirse por el agujero y ocupar su lugar en el horrible cuerpo de "el Recaudador". Erishti corre a cauterizarle la herida con una antorcha.

Apesadumbrado, el oráculo da la respuesta a la pregunta: “Hay dos momentos al día en los que la puerta se abre, cuando el dios Shamash, el dios sol, sale y cuando entra para iluminar el mundo, pero no lo hace solo, sino custodiado por guardianes de Sargón".

Después es Bel Ninari quien pregunta qué dios es más proclive a darles su sangre para acabar con Sargón, y este es el acertijo al que se enfrentan: “Sin ojos busco, sin brazos te palpo, algunos me lleváis dentro, sin pies te sigo, al final doy contigo. Ahora somos cientos”, pero tampoco aciertan, así que pierde otro brazo de la misma forma que Hanish. Erishti-Aya, desolada, vuelve a cauterizar la herida. La respuesta que da el oráculo es: “De todos ellos, la que más odia a Sargón es Ishtar

Se atreve entonces a preguntarle al oráculo Bagrat: cuál es la particularidad de esa diosa; y el acertijo que se les propone es: “Voy decidido contra el viento, aunque sepa que no llevo razón, saco la bestia que llevas dentro, un muro que blinda tu discernimiento”. ¡La soberbia! Esa es la respuesta que evita que Bagrat pierda su brazo. La respuesta a su pregunta es: “Ishtar es la diosa del amor y de la guerra, tiene dos cabezas, una despierta y otra dormida. La del amor, es amable pero lisonjera mientras que la de la guerra es despiadada pero sincera".

Natia se envalentona y pregunta dónde está Sargón y cómo acabar con su vida. El acertijo que les da el oráculo es: "Soy el producto de seres voraces, solo al alcance de los capaces, curo las voces de los capataces". La respuesta es la miel y Natia no pierde tampoco su brazo esta vez. La respuesta que da "el Recaudador" es: “Sargón está en Akkad. No ha salido de allí en 1300 años. La única forma de acercarse a él, si sigue vivo, es con la sangre de un dios, y tendréis que matar a varios que viven con él y portan su esencia, sospecho que son cuatro”.

Con toda esa información y la mala sensación que viven por sus compañeros amputados, salen de ese horrible lugar y se dirigen río arriba hasta que ven la enorme puerta de lapislázuli y terracota. ¡La Puerta de Ishtar, al fin! Se quedan cerca, agazapados, hasta que el sol se pone y entonces oyen grandes pisadas. Aparece un resplandor decadente y de una colina frente a la puerta aparecen cuatro seres mitad humanoides mitad alacranes con un odio profundo hacia el ser al que escoltan, que no es sino el dios Shamash, el sol, de unos cinco metros de altura, obeso como una bola gelatinosa, transparente y brillante, que cansado, camina pesadamente.

Dos de los alacranes abren la puerta, el dios entra y vuelven a cerrar tras él, y se quedan los cuatro un rato delante de la puerta hasta que deciden irse por donde han venido.

El grupo al sentirse ya a salvo, empieza a pensar en cómo van a cruzar esa increíble puerta sin ser vistos.


CONTINUARÁ…



domingo, 11 de noviembre de 2018

Proyecto UCATAR: una aventura para Vieja Escuela PULP! en libre descarga, por Antonio Lozano

¡Muy buenas!

Aquí tenéis una aventura en libre descarga para Vieja Escuela PULP! Su título: Proyecto UCATAR: Unidad de CATalogación ARqueológica ^^

La ideé tras recibir un PJ del "rolero invisible" el año pasado. Ciberpriest me hizo descubrir el juego y se me ocurrió esta aventura, un tanto... sui generis. Aparentemente la premisa no es muy pulp, pero os invito a que la juguéis o por lo menos a que la leáis, que os divirtáis con ella en cualquier caso. Algunas estadísticas se salen de lo estipulado en el juego de Ramón Balcells, pero creo que funcionan bien. Siempre podéis alterarlas, claro ;)

La he dirigido tres veces (una en La Tapadera y dos en las TdN 2018) y siempre hemos obtenido finales diferentes, todos ellos molones. De hecho, a pesar de ser una aventura lineal, cada grupo de juego le ha dado una impronta especial a la historia, así que en cierto modo es también bastante abierta desde el punto de vista narrativo.

Agradecimiento especial a Eduardo Rodríguez Herrera por revisar la aventura y por sus amabilísimos comentarios; a Ignacio Sánchez Aranda por animarme a publicarla; a la gente de La Tapadera por prestarse a testearla y a los y las que se apuntaron a jugarla en las TdN.

Espero que os guste. Tenéis más material para Vieja Escuela PULP! en este mismo blog, con la etiqueta "Vieja Escuela PULP!", claro ;)


Nos vemos al otro lado ;)



sábado, 10 de noviembre de 2018

Llegamos a La Puerta de Ishtar

Muy buenas, mushkenus de la vida!

Ayer retomamos la campaña Por la sangre de un dios. Teníamos planeado empezar con Última Forsan (dirigida por Edu), pero no pudo ser, así que le dimos un empujoncito a nuestra campaña de La Puerta de Ishtar. Pronto publicará Patricia el excelente resumen al que nos tiene acostumbrados, pero baste decir por ahora que el grupo consiguió llegar a la propia Puerta en un mundo cada vez más tambaleante. Si al leer los resúmenes (en especial el rolato que está por venir) notáis que no seguimos la ambientación tal cual está en el libro, estáis en lo cierto: estoy "reformulando" algunas cosas... :D

Que las estrellas os sean propicias (si sois más de Annunaki ya tal).









jueves, 8 de noviembre de 2018

Los Harapos del Rey, ya en marcha en La Tapadera

Queridos sectarios,

En La Tapadera acabamos de comenzar a jugar Los Harapos del Rey, la última y esperadísima campaña que Edge Entertainment ha publicado para la sexta edición del que posiblemente sea el mejor juego de rol de todos los tiempos (por supuesto, hablo de La Llamada de Cthulhu 😎). Jorge Carrero está a los mandos y dirige a un reducido grupo de tres jugadores compuesto por Patricia Gómez, Jesús Duréndez y un servidor. Ayer miércoles jugamos la primera partida, que básicamente se desarrolló en un teatro londinense... ¡y tela, menudo pedazo de comienzo de campaña! Me recuerda a lo que decía Gary Gygax acerca de cómo diseñar aventuras de rol: "primero empieza con un terremoto, y a partir de ahí ve subiendo de intensidad".

Patri interpreta a Madeleine, una mujer tan carismática y directa como independiente que ha terminado abriendo su propia agencia de investigación en Londres. Jesús es John Baxter, un fotógrafo algo visceral que compagina su vena más artística con trabajos en los que colabora con la policía metropolitana. Yo soy Gilbert Marsh, un alienista de 45 años que lo mira todo a través del prisma del psicoanálisis y recela del conductismo.

La cuestión es que en la primera partida se nos ha olvidado hacer fotitos 😥. ¡Menudo despiste! Me imagino que estábamos demasiado metidos en la partida, porque fue de las molonas. En cualquier caso os resarciremos en la próxima entrada que dediquemos a la campaña, pero para eso tendréis que esperar un par de semanas.

¡Nos leemos!


lunes, 5 de noviembre de 2018

Entrevista en Fase de Mantenimiento

Hola, muy buenas a todos!

En el popular canal sobre juegos de mesa y rol Fase de Mantenimiento me hicieron una entrevista recientemente. Fue en el marco de las jornadas IberoRol de Málaga. Colgaron la entrevista hace dos días, y hoy toca hacerse eco de ella aquí, en el blog. ¡Muchas gracias!

En la charla con Manu hablamos sobre todo de IMSERSO to the limit, pero también del resto de proyectos del Grupo Creativo Walhalla. ¡Espero que sea de vuestro interés!




¡Nos vemos!

miércoles, 31 de octubre de 2018

Comunicación sobre rol en el aula en las Jornadas de Homenaje a Pedro C. Cerrillo (por Isabel Rísquez)


Mi nombre es Isabel Rísquez Navajas, soy maestra y cuento historias. En la madrugada del 21 de julio de 2018, después de batallar durante una tarde entera contra zombies en Rokugan (4ª edición), me escribió César Sánchez Ortiz para decirme que no aceptaba un no por respuesta y que yo (una simple opositora) iba a presentar una comunicación sobre rol en el aula durante las Jornadas en homenaje a nuestro querido maestro Pedro C. Cerrillo Torremocha.

No sabía de dónde salía todo aquello: yo solo pretendía ir al homenaje del maestro para darle un último adiós y, siendo sinceros, tampoco sabía a qué se refería César con "una comunicación"... Hasta que me dio a entender que había visto la foto que esa misma tarde había subido del Bestiario Al-Ándalus (del suplemento añejo de la JOC de Aquelarre). En ese mismo momento, por otra conversación simultánea, estaba mi padre comentándome (también sin contexto ninguno) que no era “alacrán”, sino “alicante”. Comprenderéis que bastante me estaba costando ya seguirle la conversación al primero, como para entender al segundo, pero, por extraño que parezca, ambos me hablaban de la misma foto... solo que a mi padre le comenté que no tengo confianza con Antonio Polo como para decirle que un recopilador de tradiciones orales no está de acuerdo con la transcripción del refrán que aparece en esa portada. Y bueno, la cuestión es que al final me explicaron en qué consistía la tal "comunicación" y qué estructura debía seguir, que no era otra que "la que yo quisiera". Eso no ayuda mucho a una histérica como yo.

Aquí la culpable de todo...

De esta manera, después de varios meses y unos cuantos simulacros, llegó el momento de partir a mi segunda casa, el Centro de Estudios de Promoción de la Literatura Infantil (CEPLI) situado en la Universidad de Cuenca. Llegué el día anterior al comienzo de las Jornadas La palabra y la memoria, y conforme solté las cosas en el hostal situado en la avenida de debajo de la facultad, subí la cuesta que durante 15 días de aquel mágico verano de 2012 subí y bajé, bajé y subí incontables veces para asistir al máster gracias al cual conocí ese maravilloso sitio y unas maravillosas personas.

Así llegué a mi primer destino: LA BIBLIOTECA. Whatsapeé a César para decirle que andaba por allí y después de no saber mirar a mi derecha, acabé preguntando a una de las majísimas bibliotecarias por la propia biblioteca Pedro Cerrillo. Me indicó bien y allí me metí (momentazo facepalm total). Nada más pasar al lado de la placa, sonreí y pensé “ya he vuelto, maestro”, y me volví a convertir en una niña en una tienda de golosinas.




Demasiados libros de cuentos, folklore infantil, narrativa… cogí varios clásicos y me senté a leer. Entendedme, soy opositora, y aunque estaba allí por otros motivos siempre acabas pensando en la oposición y qué mejor sitio para ver los cuentos que puedes incluir en tu programación que el CEPLI. Poco antes de que me echaran, se me había pasado la tarde volando; me ocurrió eso que a veces pasa: sí, ya sabéis, cuando un no sé qué hace que te gires y mires el hueco exacto de la estantería que hay detrás de ti. Tus ojos comienzan a brillar, ¡reconoces ese color! Y vas corriendo y flipas en colores al ver que allí tienen varios ejemplares de la colección roja de Construye tu propia aventura y en fin, ya, que por hoy consideras que has frikeado lo suficiente.

Al día siguiente, como las jornadas no empezaban hasta por la tarde y mi querida Sandra Lambert aún no había llegado, hice lo que cualquiera en su sano juicio habría hecho: me fui a la biblioteca a seguir jugando-leyendo los Construye tu propia aventura. También saqué mi cuaderno del CEPLI (sí, compañeros del máster, aún tengo mis cuadernos... y los sigo usando) y me puse a esbozar nuevas ideas acerca de cómo usar estos primeros juegos de rol en el aula, tanto para infantil (¡!), como para primaria o secundaria. Pero como decía Ende: esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Por la tarde, tras haber saludado, abrazado y comido con viejas amigas, Sandra y yo nos volvimos por fin a la facultad. ¡Comenzaban las Jornadas! Emotiva inauguración, grandes e interesantes ponencias. Me faltaba rapidez para coger apuntes; la edad. La tarde terminaba con la inauguración de la nueva exposición LIJ Efímera y con un conciertazo de los magníficos Zas! Candil Folk. Sandra me había presentado a otras dos chicas. Una de ellas, Míriam, casualmente era de Priego de Córdoba (mi patria chica). El caso es que al final nos juntamos cuatro histéricas que al día siguiente tenían que hacer una comunicación; ¡menos mal que había gente que entendía mi situación!

Y llegó el día H. Me desperté a las 5 de la mañana cual búho, repasé la charla, cambié cosas, añadí unas y eliminé otras. Revisé la ropa, me intenté dormir otra vez, miré Facebook, Twitter, Whatsapp… Le pregunté a Sandra si estaba revisando su maleta también... vamos, lo típico que hace una antes de dar su primera charla delante de un nutrido grupo de personas mayores de 10 años.

Ya a las 7 de la mañana (me pareció ofensivo para los demás huéspedes hacerlo antes), me preparé y salí a desayunar con Alexandra, otra chica que también daba una comunicación. Llegamos a las 8 a la facultad (nuestra charla era a las 9.30), para descubrir que la cafetería no abría hasta las 8.45. Nos pusimos a buscar una cafetería, tiramos los dados y aunque no nos salió un crítico, tampoco resultó una pifia, y por fin desayunamos y esperamos a que llegaran las otras, Sandra y Míriam. Se habían perdido un poco, pero consiguieron llegar. Alexandra y yo ya estábamos bastante nerviosas y les metimos bulla. Cuando por fin volvimos a la facultad tendríamos que habernos hecho una foto con nuestras caras descompuestas. Había llegado el momento, al menos para Alexandra y para mí, que éramos las primeras de nuestras mesas.

Tras desorientarnos un poco por los pasillos, conseguimos llegar a nuestras respectivas aulas. Yo no me encontraba "nerviosa", pero sí que sentía que de un momento a otro iba a salirme un alien de la barriga y se iba a poner a bailar, como el que le salía a John Hurt en Spaceball.

Aquí la histérica, con César


Empezamos a llegar las comunicadoras, unas bibliotecarias adorables de Albacete, unas maestras y yo. Pero... ¡horror! Con los nervios y la presión personal de hacerlo bien me había dejado el pendrive con el PPT en casa, algo lejos para ir corriendo a por él. Por suerte, se lo había enviado a César (me conozco como si me hubiese parido yo misma), así que, mientras ponía ya el PPT, comenzó a presentarme. ¡Y qué presentación! No esperaba tantas palabras previas a mi charla, así que me puse más nerviosa aún.

Mi cara de "La madre que... "


Me sorprendió ver tanta gente a las 9.30 de la mañana escuchando a una maestra friki hablando sobre Aquelarre, Hitos, literatura infantil de tradición popular y colegio. Porque sí, no os he contado que la propuesta que presenté fueron dos aventuras sacadas de Aquelarre adaptadas al sistema Hitos para jugarlas tanto en primaria como en secundaria. El caso es que sobreviví a la charla y lo hice algo mejor de lo que esperaba. Gracias a Sandra y a las chicas de las bibliotecas de Albacete tenemos un reportaje fotográfico y de vídeo para demostrar que estuve allí y sobreviví 😊😊😊 Pero si me sorprendió ver a gente allí, ya el que cuando fuera a buscar un asiento la gente comenzara a preguntarme cosillas y a pedirme el correo para poder seguir hablando del tema fue el remate del tomate. Superé mis lobos y decidí que en dos años volvería con algo aún más grande, y no, no sería dejarme barba.



El resto del día lo sobrellevé bastante bien, quitando que me escaldé la mano yo sola cuando el poltergeist de la facultad me tiró mi café encima. Seguí hablando un poco sobre rol, ABJ, ludificación y escuela con los maestros que asistieron a la charla. Les sugerí que siguieran este blog, a Óscar Recio Coll y que por supuesto jugaran por su cuenta a rol. A lo que fuera, pero que primero jugaran ellos.

¿Y qué más puedo decir? En mi segunda casa me han vuelto a demostrar que hay esperanza para una educación más abierta y actualizada y que desde las universidades españolas se intenta potenciar la ludificación y el hábito lector. En definitiva: tendré que volver y dar más la chapa en las próximas jornadas.

No os la doy más a vosotros que me vuelvo muy cansina y sensiblera, pero que sepáis que también se habló sobre videojuegos en estas magníficas jornadas. El resto es demasiado emotivo para hablar de ello. Os escribo esto hoy gracias a mi maestro. Pedro nos sigue enseñando que la educación es algo más que escupir conceptos.




Para que veáis que no me lo invento :D