miércoles, 1 de marzo de 2017

Taller de iniciación al rol para estudiantes de secundaria (más Hitoschool)

Muy buenas a todos,

Hoy vuelvo a la carga con mis rolletes sobre rol en el entorno educativo. En esta ocasión os propongo un taller completo de iniciación al rol que personalmente he llevado a cabo durante la semana cultural de mi instituto. Para ello he contado con la inestimable colaboración de hasta cinco compañeros a los que previamente he tenido que explicar no solo el funcionamiento del taller, sino la misma naturaleza de los juegos de rol. Vamos, que no ha resultado del todo sencillo, pero sí muy muy satisfactorio: en un solo día de taller más de 80 chavales se han iniciado en la mejor de las aficiones, y juraría que ni uno solo ha dejado de participar en las partidas de manera activa y entusiasta.

Marchando una de rol con la muchachada

¿En qué consiste el taller? Bien, pues como solo tenía una hora con los alumnos (lo ideal son dos, la verdad), he tenido que ir muy al grano. Para ello les he explicado rápidamente en qué consisten los juegos de rol, las reglas que vamos a usar (las mías de Hitoschool en su versión Hitoskids, que en su día se postearon en este mismo blog) y la ambientación que he elegido para ellos (exploradores en África), todo en menos de 15 minutos. ¿Intenso, eh?

Acto seguido he dividido a los chavales en grupos de cinco y entre ellos ha tenido que salir un voluntario para hacer de máster. Los cuatro alumnos restantes eran los jugadores, a los que he entregado cuatro fichas de PJ ya hechas para que se pusiesen a jugar de inmediato. A estas alturas, el paisaje del aula recordaba a unas jornadas roleras al uso (con cinco o seis grupos de jugadores listos para empezar). Además, para facilitarle la vida a los másteres de cada mesa, he entregado a cada DJ una copia del guion de una aventura muy sencilla en el que apoyarse durante la narración. La gran mayoría de másteres lo han usado y eso les ha permitido avanzar con más seguridad y entender la mecánica de los juegos de rol más fácilmente. Bueno, hubo un alumno extraordinario que prefirió ignorar el guion y se inventó sobre la marcha una tremenda historia de exploradores nazis, y otro que acabó con sus jugadores dando la vuelta al mundo (a esto de verdad no sé cómo llegaron, porque durante el taller yo iba de mesa en mesa como loco dando consejos de dirección y muchas cosas me las perdía).

En resumen, he de decir que el taller ha resultado una experiencia fantástica. No dudaré en repetirla en otras jornadas culturales y, si tenéis ocasión, os animo a que hagáis lo mismo. Por supuesto, podéis contar con los materiales ya desarrollados, que a continuación os enlazo:



Y esto es todo por hoy.
¡Hasta pronto!

7 comentarios:

  1. Superguay, Ignacio, me encanta. Anda que no nos hubiera gustado un taller así en nuestra época de B.U.P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo... Nuestros BUPs eran más casposetes, pero en fin, también tuvimos excelentes profesores, ¿eh? Más vieja escuela, pero también buenos ;-)

      Eliminar
  2. Qué pasada, Ignacio. No había planteado la posibilidad de que los mismos chavales actuarán de directores de juego. Recojo el testigo, adapto y me llevo la experiencia a Primaría. Ya contaré por aquí lo que sale. Gracias por el material.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues funciona, aunque tienes que ayudarles sobre todo al principio. Si lo llevas a primaria, a ver si cuelgas por aquí tus experiencias ;-)

      Eliminar
  3. Flipante! :D
    Y es genial que hayas colgado todo el material! Profes, esto está al alcance de todos! ;)
    Una vez concluya mi experienca con mis alumnos la colgaré aquí también, que me ha picado el gusanillo... ;)
    Muy buena iniciativa, Ignacio. Eres un crack! :)

    ResponderEliminar
  4. Chapeau para todos vosotros, profes, y mil gracias por mejorar la educación de los peques y no tan peques acercándoles a una actividad tan sana. Y como siempre, una gozada tu aportación, Ignacio. Vuela a todos los rincones donde pueda llevarla.

    ResponderEliminar
  5. Formidable material y todo presentado en una bandeja.
    ¡¡Y no tienen suerte ni nà estos alumnos tuyos!! ;-)

    ResponderEliminar